WORLD BASEBALL CLASSIC QUALIFIER 2022

15 09 2022

SAN INAZIO, asistirá al Torneo de Clasificación para la celebración del próximo Campeonato Mundial de béisbol.

Durante los próximos días 16 al 21 de septiembre, se celebrará en la ciudad alemana de REGENSBURG, el torneo clasificatorio para la quinta edición del Clásico Mundial de Béisbol, homologado como el Campeonato Mundial Oficial de Equipos Nacionales, el torneo más importante organizado por la WBSC.
El evento tomará forma en cuatro grupos con cinco nacionales y dará comienzo el 8 de marzo, para finalizar con la gran final el día 21 del mismo mes del próximo año 2023.
Las cuatro sedes que albergarán la competición durante esas fechas, serán los diferentes estadios de Taiwán, Japón, Arizona y Florida, siendo esta última, la que el día 21 coronará al campeón del mundo.
SAN INAZIO estará presente en este importante acontecimiento internacional clasificatorio, representado por tres peloteros de nuestra plantilla: los lanzadores ELIO SILVA, ARMANDO DUEÑAS y el shortstop y utílity, LEO CORREA, integrados en el rol de los 28 jugadores de la Selección Española, dirigida por el mánager de grandes ligas, NELSON ROLANDO PRADA.

El combinado estatal, ha estado concentrado en Barcelona desde el pasado día uno de septiembre, habiéndose desplazado a la República Checa, en la que ha disputado dos encuentros, con sendas victorias, que han servido para confeccionar el definitivo roster que disputará la clasificación frente a otras cinco novenas.
Enfrente tendrá a Alemania (anfitrión) Francia, Gran Bretaña, República Checa y Sudáfrica
Los dos primeros clasificados, serán los responsables de representar al béisbol europeo en el campeonato del más alto nivel mundial, junto con las ya clasificadas escuadras de Italia y Países Bajos.
Nuestros peloteros tienen ante sí un importante reto, pero portan en sus mochilas una sobrada experiencia internacional en high-level competitión.
Los tres han formado parte de diferentes organizaciones profesionales, habiendo destacado notablemente en el desarrollo de la doméstica Liga Nacional División de Honor 2022, recientemente finalizada, luego de haber ofrecido grandes momentos de disfrute a los seguidores saniarras y aficionados en general, que durante esta temporada han asistido a las victorias de nuestra novena.
La representación de nuestros colores está en buenas manos.
Desde nuestra organización, ofrecemos nuestros mejores deseos de éxito individual, y colectivo, en la confianza de continuar disfrutando de sus logros deportivos.
Zorte on.





SE CERRÓ LA TEMPORADA

29 08 2022

“Soy vuestro escudero, necio y algo torpe, pero os digo maese don Alonso, que onde vos divisáis gigantes, solo hay molinos”.
Donde muchos quieren ver MLB, solo existe competición humilde y amater

Aunque los peloteros del SANI no estaban pensando en si eran o no profesionales, cuando el sábado 27, comenzó el último partido clasificatorio para disputar la finalísima de la Copa del Rey 2022. Saltaron al diamante con un solo pensamiento: GANAR.
Su mánager Pocero, dispuso sobre el terreno de juego, el mejor plantel de que disponía en ese momento, luego de haberse desplazado por carretera durante muchas horas de peligroso viaje y con demasiadas bajas producidas por lesiones (ese es otro tema) pero sobre todo por ausencias motivadas por la falta de disponibilidad laboral. Circunstancia ésta que, de ser un deporte profesional, obviamente, no hubiera sido un hándicap sobresaliente.
La novena bizkaína saltó al terreno de juego del estadio cordobés de Benamejí, convencido de su potencial y de las posibilidades de vencer a un Valencia Astros que amenazaba, con ánimo de revancha.
Y a fe que los saniarras demostraron capacidades suficientes para derrotar a un rival, a quien ya había doblegado con contundencia en los dos partidos, de la liga regular.
Primeras entradas jugadas de poder a poder, con una férrea defensa por ambos lados. Con los lanzadores estrella de ambas novenas dominando desde su loma particular. Ninguno de los dos equipos conseguía anotar carrera.
Hasta que llegó el 4º inning en el que el receptor Jose Abilio Ferrer sacudió un tremendo pepinazo que golpeó la valla y con su endemoniada y demostrada velocidad, consiguió alcanzar a salvo, la 2ª almohadilla para, después, con otro incogible por el jardín izquierdo que salió del bate de Eduardo Blanco, anotar la primera carrera bilbaína.
Luego vendría Jose Noroña que, con otro doble, empujaba a Blanco, subiendo al marcador la segunda carrera.
Una entrada más tarde, sería Aníbal Medina quien sacudía su segundo hit, este de dos bases, por el jardín central, para terminar anotando él mismo la tercera carrera saniarra y colocar el luminoso en un esperanzador 3 x 1 puesto que, Rodríguez, el cuarto bate valencianista se había encargado de apretarlo con un jonrón sin corredores en base y que ponía los nervios bilbaínos a flor de piel.
Fue el 5º inning, el de la retirada del lanzador Yosbany Torres, relevado por su compañero Justin Luna, ante la pérdida de respeto de los bateadores azulones que le habían propinado tres anotaciones y prometían más carreras.
No obstante, Yosbany se llevaba a su banquillo cuatro struckouts. Los mismos que conseguiría más tarde su compañero Luna.
Seis ponchados transportaba el zurdo Elio Silva, cuando también hubo de ser bajado de su montículo, luego de haber recibido un castigo inmerecido, con los dos batazos seguidos que le volaron la valla: Rodríguez de nuevo y esta vez con dos compañeros embasados y después Febles, que paseó él solo las cuatro almohadillas.
Cuatro carreras más que, sumadas a la primera, modificaban el luminoso y hacían rugir a los hambrientos bateadores naranjas, que veían cómo deslucían y desbarataban, injustamente, un serio, concienzudo y bien elaborado trabajo de la novena bilbaína.
Nada consiguió hacer Armando Dueñas, con su relevo a Silva, aunque en su 1.2 entradas lanzadas consiguiera doblegar en home a dos bateadores, ni tampoco lo logró Rubén González que ponchó a otro más, en su única entrada de refresco y taponera.
El partido estaba ya sentenciado y aún vendrían otras dos carreras valencianistas más en el 8º inning que, junto con la celeste lograda por Torres Mané en su último turno, dejaba el marcador en un definitivo 7 por 4, favorable a los arroceros valencianos.
Eduardo Blanco y Jose Noroña batearon un sencillo cada uno. Mientras que Jose Abilio Ferrer bateó dos, pero uno de ellos doble, y Aníbal Medina que destacó con el madero sacudió tres imparable, dos de los cuales se convirtieron también en hit de dos bases.
Desgraciadamente, ninguno de esos siete hits consiguió castigar merecida y suficientemente, para llevarse la victoria.
San Inazio se enfrentó y perdió, ante una novena que al día siguiente, conseguiría anotar otras seis carreras, pero dejando a cero el casillero de Tenerife Marlins, para proclamarse campeón de la Copa 2022.
Esta vez, a San Inazio se le atragantó la paella, justo en la despedida y cierre de la temporada 2022. Sin embargo este cierre ha arrojado un más que meritorio saldo, en un balance altamente positivo al haber conseguido colocarse en tercera posición, en las dos máximas competiciones estatales de la División de Honor.

Pero no es tiempo de lamentaciones, es tiempo de elogios y felicitaciones. Y también de reflexión. Incluso de reproches, porque…
Si anteriormente habíamos hablado de vendas y heridas, no era ni por capricho, ni por justificar con excusas una situación que, por impuesta, resulta aún más dura y dolorosa y que naturalmente, no solo ha afectado al San Inazio, sino a todos los que han competido esta temporada en la LN-DH, Liga Nacional División de Honor, que una gran y desconcertante mayoría se ha empeñado en denominar SBL, o Spanish Baseball League, emulando a la MLB, o Major League Baseball norteamericana.
Una denominación, por cierto, ni oficial ni refrendada por la Asamblea General ni por la Comisión Delegada de la RFEBS. Un nombre ficticio que llena bocas y satisface en exceso cuando lo reiteran hasta el hartazgo, a todos aquellos que pretenden emular esta competición estatal, absolutamente amateur, con la profesional del otro lado del charco y que, errónea y empecinadamente establecieron e impusieron un largo y excesivo calendario que ha originado innumerables problemas e inconvenientes para la mayoría de los equipos participantes, sobre todo a los cuatro finalistas de los dos máximos campeonatos, que han tenido que alargar onerosamente su periodo de competición oficial.
Un alargada e interesada temporada, plagada de fines de semana de descanso inaprovechados, un alargamiento de la competición dirigido más a dar brilli brilli, que a conseguir optimizar una más solvente competición. Unas jornadas de descanso que bien debieran haberse aprovechado para solventar la Copa, como se hacía en años anteriores y no retrasarla en demasía, como se ha hecho esta temporada.
Pero no solo porque el coste económico de este modelo de competición ha supuesto un descalabro en la economía de los clubes, que también, sino porque ha obligado a competir con unos recursos humanos limitados y casi en precario, debido a las limitaciones impuestas por los trabajos y profesiones individuales, que ha deslucido la parte final de la temporada.
Sin embargo, los rectores del máximo organismo oficial, en contraposición al desajuste económico de los clubes, sí que ha “ajustado” su presupuesto, por ejemplo, reduciendo el número de ampayer que han trabajado, tanto en las series finales de la Liga, como en los playoff de la Copa, creando la sensación de desamparo y desprecio para el colectivo arbitral y para los equipos contendientes.
Por todo ello y mucho más, la temporada deportiva del béisbol estatal de 2022, ha parecido, más, una burda copia de la gigante MLB, que una original y genuina competición nacional, habiendo dejado a su paso, cual tsunami, demasiados destrozos…
Quizás, esta Spanish Béisbol League, también sea un gigante. Pero parece un gigante… con los pies de barro.

El viejo 2022 ha fenecido, viva el nuevo 2023.





LA COPA ABRE SUS PUERTAS

25 08 2022

Por fin la competición copera abre sus puertas y San Inazio está… preparado para entrar con buen pie en ella.
¿Preparado? Resulta difícil, muy difícil responder a esa pregunta.
Finales del mes de agosto, periodo vacacional por excelencia, altísimos costes económicos en todos los ámbitos, sede de celebración de la competición (cuestionada por cierto, por todos los clubes participantes en la Liga Nacional División de Honor, desde que su designación fue oficialmente comunicada), problemas relacionados con la disponibilidad de la plantilla originados por cuestiones laborales y vacacionales, desplazamiento, alojamiento, etc. etc.
No por haber reiterado, en diversas ocasiones, que la celebración de la segunda competición del béisbol estatal se celebre en un caprichoso periodo estival y diferente al tradicionalmente establecido, la “protesta” pierda vigencia ni importancia. Al contrario. Éste es un tema recurrente y recurrido, pero ignorado e impuesto, que a todas luces desvirtúa una competición oficial que debiera gozar de la mejor y mayor atención para que su desarrollo sea dotado de las supremas garantías que cualquier deporte federado merece, sobre todo en su máxima categoría estatal.
Pero las cosas son así y están así.
La celebración del playoff y la final de la Copa se va a llevar a cabo en la ciudad de Córdoba este fin de semana, sábado y domingo, 27 y 28, y ya no hay que darle más vueltas ni seguir retorciendo argumentos. No existe la posibilidad de dar marcha atrás.
Recientemente, el Juez Único de la Liga, desestimó el recurso presentado por el Club Viladecans, ante la imposibilidad de presentarse en Tenerife para disputar la serie final de la Liga y terminó siendo sancionado. De nada sirvieron los argumentos esgrimidos por el club catalán, relacionados con el estratosférico precio de los pasajes de avión en esas fechas, ni de la problemática estructural que la compañía aérea presentaba, con diversas cancelaciones de vuelos para aquellas jornadas, y algunos otros motivos más.
Con todo ello, SANI, sin pretender ponerse la venda antes de ser herido, no puede evitar sin embargo, manifestar su desasosiego y desconsuelo por tener que afrontar una competición en clara desventaja competitiva y en condiciones de importante improvisación en diferentes ámbitos, ocasionados por un injustificable alargamiento de la temporada de competición, para un deporte federado no profesional.

A pesar de todo, los responsables del Club significaban la importancia de haber conseguido clasificarse, un año más, entre los cuatro mejores equipos (el propio SANI, Tenerife Marlins, Astros Valencia y Viladecans) para la disputa de este importante torneo, tal y como lo viene haciendo en las últimas temporadas, recordando con satisfacción el subcampeonato obtenido en la edición de 2019.
Claro que, las condiciones de participación son ahora más adversas y mucho más leoninas que entonces pero, recordando lo de la venda y la herida, San Inazio Bilbao Bizkaia, se lanzará este viernes a la carretera en dirección a la Ciudad del Deporte de Benamejí, para continuar dejando su impronta como Club competidor, competitivo y comprometido con las instituciones, con sus seguidores y con su propia historia.
La suerte está echada y todos desean que, esta vez, no se presente como un rival más a batir.
Que el viaje de ida y regreso por carretera sea amable, que Damocles no haga su aparición con la espada de las lesiones y que, a ser posible, las victorias acompañen.
Suerte, mucha suerte SANI y ¡a por ellos!

Este es el enlace para verlo en directo





MIENTRAS LA COMPETICIÓN DESCANSA

19 08 2022

Pero La Copa se acerca.

Luego de varios años de despreocupación y olvido, de innumerables informes técnicos, de ruegos y solicitudes, de penurias y sinsabores vividos en nuestro diamante de Bilbao, por fín, la dirección del Polideportivo Municipal El Fango, ha decidido comenzar las obras de remodelación integral, prometidas hace algún tiempo.
Bajo la dirección del actual y máximo responsable de la Entidad Municipal Bilbao Kirolak, Sr. Marcos Muro y bajo el auspicio de la Sra. Itxaso Erroteta, Concejala de Juventud y Deporte del Ayto. De Bilbao, por fín han dado comienzo las citadas obras de atualizacion del campo de béisbol.
Recién finalizadas las que se han venido realizando en el anejo campo de Rugby, con la construcción de una excelente tribuna para acoger con comodidad a los aficionados y espectadores de esta modalidad deportiva y después de afrotar diversas actuaciones de remodelación en diferentes instalacciones, tanto en el interior del Polideportivo como en las del exterior, tocaba ya, por fín, afrontar las que nuestro diamante necesitaba con carácter de urgencia.
Desde hace varias jornadas, las máquinas excavadoras se encuenran retirando la hierba natural existente en el terreno de juego de los exteriores para acondicionarlo, instalando césped artificial.
Un cambio, nada antojadizo, que proporcionará de inmediato una apreciable mejora en la práctica del béisbol, así como un ahorro econónico considereble, toda vez que se elimina la constante y costosa atención de mantenimiento del verde natural, proporcionando, además, una mayor seguridad y la evitación de riesgos de lesiones deportivas, dado el mal estado en el que se encontraba, con caprichosos y peligrosos baches y desniveles.

Y si hablamos de seguridad, también este aspecto será tenido en cuenta, pueto que serán acometidos trabajos de elevación precisa y necesaria de las redes que garantizarán la protección y seguridad, no solo de los deportistas de otras disciplinas anexas (sobre todo la de niñ@s), sino también la de los usuarios del párking del polideportivo, así como la de los viandantes y la del tráfico rodado de las carreteras que lo circundan.
El proyecto municipal de remodelación, también incluye la canalización perimetral de recogida de aguas de lluvia que con demasiada, frecuencia inundan el terreno de juego.
En el citado proyecto, se recoge también la instalación de una bisera sobre la tribuna, como la de otros campos y que amparará a los espectadores en los días de lluvia, que hasta ahora eran protegidos con paraguas particulares.
Pero si hay un importate y fundamental aspecto contemplado y prometido por Bilbao Kirolak, y lárgamente solicitado por nuestro Club, es la construcción de unos servicios sanitarios dentro del terreno de juego, imprescindibles y abolutamente necesrios para un deporte como el nuestro, que requiere largas horas de permanencia sobe el diamante y que hasta ahora, su inexistencia, originaaba tremendos inconvenientes, no solo de incomodidad, que también, sino de salubridad e higiene.
Es cierto que las citadas obras han comenzado sin haber terminado la competición oficial 2022 y que ello ocasiona algunos inconvenietes, sobre todo al equipo senior que aún tiene que disputar la final de Copa a finales de agosto, complicando los entrenos de rigor para su puesta a punto, pero el Club arrostra con dignidad y prudencia las limitaciones impuestas, en pos de la obtención de las mejoras comprometidas por B K.
En definitiva, Bilbao Kirolak, en su actual dinámica de apuesta por la protección para la práctica y desarrollo del deporte amateur en general, en el ámbito del municipio bilbaíno y por la mejora de sus propias instalaciones deportivas, está empeñado en cumplir sus promesas y compromisos y por fín, se ha acordado de nuestro deporte, que lleva más de seis décadas practicándose con éxito y crecimiento en Bilbao.
Eskarrik asko, Bilbao Kirolak, porque con vuestro compromiso y nuestra presencia y trabajo, grantizaremos en nuestra capital, al menos, otros tantos decenios más de práctica de este maravilloso deporte.





MIENTRAS LA COMPETICIÓN DESCANSA

11 08 2022

Una historia inventada. O no.

Eran las 10:22 de la mañana de un domingo. De un domingo cualquiera, de primavera en Bilbao.
Tres minutos más tarde, llegaría el bus urbano que tenía como destino el polideportivo de El Fango, situado en el populoso barrio de Rekaldeberri.
Idoia, una amatxu de alrededor de los cuarenta cumpleaños, acompañaba a sus dos retoños. Uno de ellos, Mikel, estaba eufórico porque ese mismo día cumplía sus primeras 15 primaveras. Su hermano, un par de años menor, manifestaba también su satisfacción por la efemérides y se mostraba contento, exultante. Por dos motivos diferentes: por el cumple y por el evento deportivo que les aguardaba a partir de las 11:00.
Ambos hermanos cubrían sus cabezas con sendas gorras de béisbol. Eran de color azul celeste y las biseras lucían un amarillo vivo. En el centro, se distinguía un precioso logotipo bordado, en el que se podía ver una gran “ese” áurea y mayúscula, sobre fondo azul, atravesada por una “ i ” minúscula, blanca, que en su parte superior y a modo de “punto”, tenía una pelota de béisbol.
Ese logo, era el emblema que representaba al equipo de cabecera de los tres. El club de sus amores, la novena que al aita le había encandilado desde que era un txikillo. El mismo equipo del que, siendo niño y más tarde adolescente, le entusiasmaba pertenecer y vestir su uniforme. Solo aquella desgraciada en forma de grave lesión, estando playeando en un traidor arenal andaluz, le impidió para siempre volver a vestirlo. Nunca más pudo volver a ponerse aquel elegante y moderno uniforme. Atrás, muy atrás en el tiempo quedaba el original, aquel azulón, de tela vaquera rústica, el uniforme de “toda la vida” del equipo de su barrio.
Había nacido y vivido siempre en San Inazio.
Poco después de nacer su hermano Txerra, el aita había fallecido, arrollado por una inoportuna máquina limpiadora de aceras.
Por eso Mikel, no solo ejercía de hermano mayor sino, incluso, de cabeza de familia a sus maduros quince añitos. La noche del sábado le había advertido a su ama que, “mañana iremos los tres, a ver jugar y a aplaudir a nuestro equipo, al equipo del aita, al SANI, que se enfrenta a unos de Valencia…”
10:25. Llega el bus. La parada, a esa hora se encontraba atestada de futuros pasajeros con destinos muy diferentes: La Plaza Nueva, que albergaba como todos los domingos la feria de cromos, las visitas al museo Bellas Artes, o al Guggenheim, o al concurso popular de pesca controlada y sin muerte en los muelles del Arenal, o a las colas del estadio de San Mámés para ver el amistoso internacional de fútbol del Athletic femenino, o…quién sabe a cuáles otros más.
Mikel llevaba sore su bombro un bate de aluminio, Txerra, en su mano, un guante zurdo de béisbol, color azul y amarillo (esos colores…) Idoia, la amá, lo que llevaba era cara de circunstancias, pero también de ilusión. Iba con sus motxuelos a ver un partido del Sani y a pasar, toooda una jornada sentada en unas duras, auqnue acogedoras gradas de cemento del diamante de El Fango.

Gorka, el conductor del bus, al ver aquellas gorras, el bate, el guante y obervar a aquellos sonrientes e ilusionados mocosos, activó de inmediato su memoria y sus recuerdos comenzaron un nostálgico paseo por su mente.
Durante el viaje, alternaba la conducción con sus comentarios de entretenimiento a los jovenzuelos. Les explicó que él había jugado al béisbol de txaval, que muchos de sus amigos y compañeros, que otros muchos conocidos, y algunos otros no tanto, del barrio de San Inazio o Deusto, también habían jugado a ese maravilloso deporte. Que muchos de los hijos de aquellos, siguen praticándolo o simplemete asisten como espectadores, en las gradas del diamante de Rekalde, que…
Gorka, hablaba, hablaba, hablaba…y a punto estuvo de pasarse la parada de la Plaza Elíptica… ¡Ups, por poco!
Pero aquel sobresalto no le impidió seguir narrando sus breves historias, mientras algunos viajeros las atendían en silencio, a la vez que otros, apenados, desalojaban sus asientos al llegar a sus diferetes destinos.
Entre frenazos y acelerones, despistes, dobleplays, outs, flays y carreras anotadas, llegan por fín a la última parada. Fin del recorrido. Entrada principal del polideportivo. En cinco minutos daría comienzo el partido de liga nacional de la máxima división estatal.
Mikel y Txerra estaban a punto de estallar de emoción. Atrás quedaban treinta y cinco minutos de intenso e histórico relato beisbolari. Media hora larga de consejos y amena prédica referida a un deporte en el que, “…a diferencia de otros más brutos y menos lucidos, en los que el físico y los tres palos enfervorecen y engorilan a muchos cabezahuecas –decía Gorka-, el béisbol representa un deporte completo, complejo, estético, precioso, preciosista, elegante, dinámico, largo, entretenido, amable, inteligete, intelectual…como un ajedrez, vaya, (sentenciaba el conducor) pero en el que también se suda y esfuerza, porque hay que batear, correr, regarse en las bases…Y ganar. O no, da igual… al final del partido, todos en fila, se dá la mano a los jugadores del equipo contrario…”
El conductor se reía satisfecho mientras hacía estos últimos cometarios.
Ya, pie en tierra, finalizó su discursillo, dando un último consejo a la circunspecta progenitora:
“No permita que sus muchachos se alejen del béisbol, del deporte más interesante y bello del mundo. Haga como yo, que tengo a mi niña de catorce años y a mi sobrino de la misma edad, apuntados en la Beisbol Eskola del SANI. Mire, ahí está el cartelón enorme que lo anuncia. Hoy disfruten del partido, que tengan un buen día y mucha suerte. Agur.”
Idoia sonrió, respondiendo para sus adentros “mis niños llevan cuatro años practicando y disfrutando en esa escuela de beisbol”
Mikel y Txerra no pudieron oir el epílogo de aquel sermón. Se encontraban sentados ya, escuchando al ampayer que acababa de cantar: “Play”





ABAJO EL TELÓN LIGUERO

4 08 2022

San Inazio disfruta ahora de unas merecidas vacaciones, luego de finalizar en tercera posición de la clasificación general de la Liga Nacional División de Honor 2022.
La llamada, e impuesta, “S B L” o Spanish Baseball league.
Pero los saniarras continuan aún, vestidos con el uniforme y con la mirada y la ilusión puesta en la disputa, de obligado cumplimiento, del campeonato copero, a celebrarse a finales de este mes.
Mientras que a comienzos de año y entre las bambalinas organizativas, los representantes de algunos clubes especulaban con la posibilidad de rechazar un proyecto de calendario para una competición excesívamente larga y onerosa, en el escenario oficial, llamado Asamblea General, se decidía su aprobación definitva, incluyendo además en ese proyecto, la segunda competición más importante: la COPA 2022.
Es sabido que en toda competición deportiva estatal, profesional o no, pero dependiente del Consejo Superior de Deportes, la celebración de la citada Copa del Rey, tiene carácter obligatorio y que su disputa, reglada por los organismos superiores correspondientes, queda sujeta a su aprobación por la citada asamblea general.
Lo que al parecer, y por sabido, es aún más grave, no se ha tenido en cuenta, es el hecho de que su celebración, que hasta ahora había quedada intercalada en los diferentes fines de semana de descanso de la Liga, esta temporada se debía clebrar ¡en el calurosísimo mes de agosto!. Y lo que es peor aún, en la preciosa Sucursal de la Caldera de San Pedro: la maravillosa ciudad de Córdoba.
Cuando todos los clubes ya tenían cerrado su presupuesto económico para el comienzo de la temporada 2022, no conocían sin embargo que la dilación de la misma, iba a alcanzar ese mes citado. Ni sabían tampoco que el desarrollo de la competición copera, se iba a llevar a cabo en en la citada ciudad andaluza.
No existe absolutamente ningún prejuicio ni objección apriorística contra la “CIUDAD DEL BEISBOL DE BENAMEJÍ”, que al parecer cuenta con unas excelentes instalaciones para la práctica y disfrute de nuestro deporte.
Pero si hablamos objecciones, o consideraciones importantes, es preciso señalar, al menos un par de ellas. O más.
La primera, que el béisbol es un deporte amateur y sus practicantes, obviamente, también lo son. Que los deportistas, trabajadores empleados, están sujetos a disponibilidad vacacional, que en la mayoría de los casos, ya han consumido para afrontar la competición liguera.
Que el mes de agosto, lejano de la liga citada, es un mes, en general, excesívamente tórrido para la práctica y disputa de partidos oficiales amateres y que la bella ciudad cordobesa puede proporcionar en esas fechas, serios problemas de salud. O no.
Dejando al margen, pero sin olvidarlo, el importante aspecto econónico que supone alargar en demasía una competición oficial y de obligación para los equipos clasificados, también es necesario poner atención en el hecho de que a día de hoy, la RFEBS, aún no ha confirmado la estructura organizativa para, por ejemplo, el alojamiento de los deportistas que precisan, obviamente, un descanso, físico y psiquico, adecuado para afrontar una competición de más de una jornada.
Como también se desconoce el procedimiento alimenticio, o el sanitario en caso de necesidad, teniendo en cuenta que el aislado Benamejí, se encuentra a una hora de distancia del centro de la ciudad de Córdoba.
Ahora bien, luego de expuestas ese “par de consideraciones, o más”, es preciso señalar que, a pesar de que San Inazio se ha enfrentado al calendario liguero con bastantes trancas y algunas barrancas, ahora y manteniendo su espíritu deportivo y competidor, y fiel a su tradicional estilo de compromiso con las normas que de atemano acepta, también acepta arrostrar con dignidad este último tramo de competición oficial.
No importa tanto las condiciones estructurales, ni la precariedad económica, ni tan siquiera el estado y calidad de su diezmada plantilla, lo que verdaderamente importa es que el Club, cuasi septuagenario, va a cumplir, como siempre, con sus compromisos adquiridos.
Para ello sigue con los entrenos.
Y seguirá en la lucha. Porque la historia continúa.





DUELO DE TITANES

1 08 2022

Sábado 30 de julio, 18:00h. Comienza el primero de los tres juegos valedero para la disputa de la gran final de la Liga Nacional División de Honor 2022.
Duelo de titanes. Dos de las cuatro mejores novenas del campeonato, se enfrentan para dilucidar quién es el mejor de los tres encuentros.
San Inazio sube al montículo a su abridor que más partidos ha ganado. De la zurda de Elio Silva, salen disparados auténticos misiles, algunos rectos y otros muchos con trampa. A los bates valencianos les resulta muy difícil conectar sus lanzamientos Tampoco los maderos celestes lo tienen fácil y cuando lo consiguen, la avezada defensa arrocera desvirtúa sus pretensiones. San Inazio hace lo propio y cierra sus murallas. Sin fallos, sin errores, con seguridad, con contundencia. Juego apretado.
La osadía del jardinero izquierdo, Daniel González le lleva a abrir una importante brecha, conectando un tremendo batazo que le lleva a apropiarse de la 2ª almohadilla. Da la impresión de que por fín los celestes han encontrado el camino. Pero tienen que sucederse muchos pitcheos, algunos ponches, numerosos fildeos oportunos valencianistas, muchos batazos sin producción… Hasta que a Jose Amaury Noroña se le ocurre chocar una bola, aquella que llevaba impresa una etiqueta de “jonrón”, y la escupe más allá de los límites cogibles.
Se conseguía así la segunda y definitica carrera hasta llegar a la 9ª entrada. El marcador indicaba 2 x 1 a favor de los celestes. Royd Hernández que habia refrescado a Silva, dominaba desde el montículo y tan solo debía eliminar a un bateador para terminar el juego. A fé que estaba realizando un excelente trabajo, controlando a los bateadores naranjas, que desesperados e impotentes no conseguían chocarle la pelota y anulaba cualquier intento de producción.
Parte finalísima de la 9ª y enfrente tiene a un Edison Valerio que había paseado torpeza durante el partido. Valerio miraba a un compañero que había logrado colarse en bases y que ni siquiera estaba en disposición de anotar. Dos eliminados.
Pero Edison, igual que su tocayo el inventor, se inventó un swing tremendo que chocaba y reventaba la bola y emulando también a Noroña, la voló y muy volada, atravesando el campo por encima de la valla y acabando así, con las ilusiones de un SANI controlado, controlador, seguro, fiable y ganador hasta ese momento.
Ahí terminó el juego. Ahí acabaron las ilusiones bilbaínas. Ese fue el momento en que los del botxo se vieron obligados a devolver el caramelo que ya estaban saboreando y colocar en los labios valencianistas las mieles de su triunfo.
Atrás quedaban el vuelacercas de Noroña, los dos imparables de Anibal Medina, el misil y la carrera impulsada por Eduardo Blanco, en el 4º inning, el batazo de dos bases de Daniel González y los pepinazos de Jose Abilio Ferrer, de Leo Correa y de Yoel Caballero.

Triste final para un partido tremendamente bien trabajado, lucido y de gran calidad. Pero…claro, San Inazio tenía enfrente a los Astros valencianos que también saben pelotear. Y bien por cierto.
La novena naranja le arrebataba el encuentro con un resultado final de 3 x 2.
Ese odioso e inoportuno batazo, esa impertinente carrera en los minutos finales, impedía a los del botxo ganar el primer juego que hubiera supuesto, al derrotar en el segundo por un contundete resultado de 7 x 3, volver a Bilbao con el boleto de finalista en sus manos.

A las 10h o´clock, de la mañana de ayer domingo, daba comienzo el segundo juego.
Kepa Pocero había dibujado una estructura defensiva “de circunstancias”, obligado por las ausencias importantes de varios de sus titulares. Así, hubo de “recolocar” prácticamente todo el cuadro, tanto la receptoría, como la 1ª base, la 3ª y el shortstop, excepto la 2ª almohadilla, que Aníbal Medina se había adjuducado en propiedad durante toda la temporada.
El rector saniarra, volvió a encomendar la apertura del juego a Royd Hernández y encargó a Leo Correa la misión de abrir el melón. Y lo abrió. Bateó su cuadrangular en la primera oportunidad, llevándose por delante a un compñaero y encarriló el partido.
Hernández tuvo la oportunidad de organizar su venganza y el SANI de llevarse una victoria más que merecida, luego de haber visto cómo, en un abrir y cerrar de ojos, se le arrebataba la de la tarde anterior.
San Inazio Bilbao Bizkaia vencía a Valencia Astros, por 7 carreras a 3, en un nuevo y brillante partido.
Llegaba así el tercer y decisivo juego, que definitivamente definiría al campeón de la serie.
Tal y como lamentaba Pocero, Astros contaba con un bullpen más amplio y fresco. Campaba en su diamante, sin viajes, sin madrugones, con menor presión…y se llevó la inapelable victoria que inclinaba la balanza a su favor.
Los azulones, esta vez solamente consiguieron anotar una carrera, la llamada del honor.
Con esas 10 carreras conseguidas en tres competidos encuentros, se subían al bus que los trasladaba de nuevo, de vuelta para Bilbao.
No, no tuvo historia alguna este tercer y último encuetro. Ni merece la pena desarrollarlo.
Lo que sí merece el Club, es el reconocimeitno y el aplauso por una nueva y brillante temporada deportiva en la que, de nuevo, ha puesto toda la carne en el asador, y el asador tambien, a pesar de que en la parte final de la misma, le haya faltado un poquito más de ascuas que hubieran permitido una barbacoa mucho más sabrosa. Pero no se puede ni debe negar que el resultado final y en conjunto, ha resutado con nota de sobresaliente.
San Inazio ha tenido que luchar esta temporada contra las adversidades. Muchas y en diferentes frentes, no solo en el puramente deportivo, que también. Pero los problemas a los que se ha enfrentado, quedan y deben de quedar, “de puertas para adentro”.
A pesar de ello, el Club ha conseguido, un año más, colocarse, o mejor dicho, mantenerse, a la cabeza de una desbocada carrera impuesta por un loco calendario, más propio de un deporte profesional que de cualquier otro amateur.
Si revisáramos el manual de excusas y justificaciones, se podrían encontrar muchas que encajaran con “lo sucedido”. Pero no es tiempo de unas, ni de otras. Es tiempo de hacer balance. Y en la cuenta de resultados de esta temporada, el saldo dá positivo.
Se ha contado con una plantilla confeccionada para ser un equipo ganador. Y ha ganado. Aunque también se ha perdido. Así es el deporte. Incluso aquellos equipos que van a disputar próximamente la finalísima, han perdido encuentros. Algunos, precísamente contra San Inazio.
Pero en ocasiones, el fiel de la balanza es tan sumamente sensible y delicado que un ligero soplo de aire lo desestabiliza. Igual que, si una simple y mínima partida presupuestaria no es contemplada oportunamente en los resúmenes, puede suponer un desequilibrio entre el debe y el haber.
La Liga Nacioal 2022, ha terminado.Pero a la temporada le quedan aún unas jornadas para dar carpetazo. Queda por disputar la Copa, a finales de mes, en la preciosa y tórrida Córdoba.Sea cualesquiera los resultados que se obtengan en esa competición, la temprada ha sido un éxito.
Mila esker SANI.





VALENCIA. PLAY OFF 2022

28 07 2022

Otro año más y de manera continuada, San Inazio Bilbao Bizkaia se prepara para disputar la recta final de la máxima competición beisbolera del estado.
De nuevo, una nueva semifinal de la Liga Nacional División de Honor espera en la ciudad arrocera.
Una liga nacional caprichosa y excesivamente larga, preñada de desencuentros entre los distintos estamentos que configuran la estructura organizativa, como también entre clubes, así como entre éstos y esa máxima rectoría oficial del beisbol español.
Pero si hablamos de caprichos, algunos sin justificación, habría que destacar la fórmula impuesta (pero aceptada) por, sobre todo, aquellos clubes poderosos y empoderados, cuya supremacía revolotea en las últimas temporadas, sobre las precarias economías que desestabilizan de manera sobresaliente a otros que, con el agua al cuello, compiten esforzadamente para permitirse y garantizar su permanencia.
Claro que, ésta es una ley básica y habitual en el deporte. No es nada nuevo. Siempre, y en cualquier disciplina deportiva, han existido y existirán organizaciones preponderantes que disputan la competición contra otras de rango menor, en todos los sentidos.
O dicho de otro modo, siempre ha habido y siempre habrá equipos grandes y equipos chicos, como los fueguitos de Eduardo Galeano.
Ello es así y es indiscutible.
Lo que sí puede tener discusión, o al menos debiera ser objeto de una profunda reflexión dentro de un deporte no profesional como es el béisbol de estos lares es, que el poderío de unos pocos, se imponga de manera inmisericorde, sobre un resto mucho mayor, pero menor en capacidades, tanto de decisión, como deportivas y crematísticas.
El blbaíno, con estilo propio, pertenece sin embargo a ese grupo de clubes obligado a aceptar imposiciones, por más que sus coherentes planteamientos estructurales deportivos, sean del conocimiento de la cúpula organizativa.
Pero sea como sea, SANI cuenta con una larga trayectoria en competición en los más importantes diamantes-hipódromos de ámbito nacional y siempre ha plantado cara a los caballos de las mejores cuadras deportivas.
2022 se presentaba con grandes expectativas en cuanto a triunfos al comienzo de temporada y, a pesar de haber recibido una fuerte coz en la cara, en el primer encuentro del “Opening Day”, logró sin embargo levantar cabeza y espoleando a sus caballos, consiguió remontar aquel mal resultado contra BEISBOL NAVARRA, para doblegarles en el segundo juego
, por diferencia de carreras.
Luego vendrían muchas más jornadas victoriosas en los que los saniarras llegaban primeros a la línea de meta. Aunque Tal vez el más dolido y doloroso fue el circuito canario en el que, además de llegar el último, recibió el peor de los castigos: las infortunadas y graves lesiones.
Supo, no obstante, sobreponerse y seguir cortando cintas de vencedor en otras muchas más jornadas ligueras. Tantas que, de nuevo, ha conseguido colocarse en la línea, compartiendo salida con las otras tres mejores novenas de la División de Honor 2022.
Esta misma mañana, en el diamante de El Fango, se observaba una euforia controlada referida a las posibilidades del equipo, respecto a la competición que dará comienzo este próximo sábado a partir de las 17:45, frente al anfitrión VALENCIA ASTROS, a quien ya vencieron en Bilbao, por dos contundentes resultados de 4-1 y 6-0
Control de euforia y prudencia a partes iguales.
Comentaba el rector celeste que esta penúltima competición llegaba en un momento agridulce. Mientras la clasificación y los resultados obtenidos hasta ahora, otorga posibilidades de avance en las semifinales, las lesiones importantísimas de jugadores vitales, minoran la obtención de boletos de triunfo. Argumento al que es preciso sumar (o restar) la complicada disponibilidad de la plantilla al completo, por razones laborales y otras, por aquello de ser el béisbol, un deporte amateur.
Aun así, Pocero se mostraba optimista y confiaba plenamente en la suprema actitud y capacidad de su novena, para afrontar con solvencia los próximos encuentros.
Si algo le sobra al SANI, es ilusión. Y osadía, además de historia.
Por eso es un equipo ganador.
Zorte on.