ANECDOTAS, de la MLB y otra.

30 07 2021

En 1989, los responsables de la MLB retiraron a Pete Rose de la competición, acusado de apuestas ilegales. Pete, poseedor de dos de los más importantes récords de la historia del bésbol profesional, habiendo conseguido 4.256 pepinazos imparables en 3562 partidos oficiales disputados, fue interrogado por el alto comisionado de la liga y al ser preguntado por qué, entre otras apuestas, siempre hacía una contra su propio equipo, Rose contestó: “Joder, no me había dado cuenta de ese pequeño detalle”
Al año siguiente, un jurado le condenó a cinco meses de prisión por evasión de impuestos.

Johnny Blanchard, jugador de los Yankees de New York, después de un buen turno de bateo y ya sentado en el dugout, estaba llorando y con una gran congoja. Se le acercó el gran Mickey Mantle para consolarlo y cuando le dijo que debía alegrarse porque la siguiente temporada iba a jugar con los Kansas City, Johnny le respondió: “Me lo acaban de comunicar y por eso lloro, porque los Kansas son un gran equipo y estoy acojonado”

Joe Pepitone, debutó en los Chicago Cubs. Le había dicho a su mánager que era rapidísimo robando bases. El más rápido.
Lowery, coach de 1ª, le pasa la seña de robo: Un guiño de ojo. Joe se queda quieto. El coach le vuelve a guiñar el ojo.
Esta vez, Pepitone si reaccionó. No robó, pero le mandó un beso con la mano a Lowery…

En 1961, fue asesinado el general Trujillo, militar dictador de la República Dominicana.
Al finalizar un partido de los Giants, un periodista entro en el vestuario y les preguntó a los peloteros dominicanos del equipo, si habían leído la noticia. Los muchachos, asustados, contestaron: “Nosotros no hemos sido, señor”.
“El General”, aterraba a sus conciudadanos/súbditos/esclavos…

La entonces Federación Vizcaína, encomendó la labor de seleccionador-entrenador bizkaíno, a una de las personas más relevantes del herrialde pelotero. Era buena persona, había sido ampayer de categoría nacional, tenía conocimientos sobrados y gran experiencia como entrenador y era, además, uno de los padres del béisbol bizkaíno y fundador del SAN INAZIO.
El gran Pedro Alday, asumió tal responsabilidad.
En uno de los primeros partidos celebrados en Barcelona, frente a la selección que dirigía Roberto Sabín, los peloteros del combinado del botxo, comenzaron a liarse con las señas, sobre todo con la de “robo”.
El Sr. Alday, cortó por lo sano y se inventó una seña especial a tal efecto. Como el contrario no entendía el euskera, el
corredor debería salir al robo cuando él pronunciara la palabra…”LAPURRETA”.
Se robaron varias veces, la 2ª base.
Aunque alguno malinterpretó la expresión y lo pillaron robando la 3ª.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: