HABIA «SEÑA DE GANAR». Y SE GANO

11 04 2022

Seña de “ganar y volver a ganar”. Y se ganó el primer juego. Y se repitió la victoria en el segundo.
Sin embargo más parecía que no se había entendido bien esa fundamental seña, porque a pesar de un comienzo electrizante, daba la impresión de que no todos parecían haberla entendido adecuadamente…
La jornada comenzó preñada de sorpresas. La primera, fue conseguir, finalmente, la primera victoria barnizada de gran incertidumbre y un resultado final muy apretado con una sola carrera de diferencia. Pero lo importante era conseguir ganar, fuera como fuese, a pesar de que Damocles, con su espada, parecía recordar la derrota sufrida la pasada temporada ante los maños, en ese mismo diamante, que perduraba en la memoria de la novena bizkaína.
Así, se anotaban 6 carreras en la segunda entrada, 1 en la 4ª, 3 más en la 5ª y, la definitiva en la 6ª, bateando un total de 15 hits, pero cometiendo 3 errores.
Así de simple, pero así de complicado. Porque Miralbueno no le anduvo a la zaga y propinó a los celestes, 14 batazos buenos (uno menos que SANI), pero cometiendo un solo error en defensa y anotando diez temibles carreras
El marcador, finalmente, reflejó un resultado favorable a los del botxo, de 11 carreras a 10.
Sin embargo, el partido tuvo su historia particular, muy particular. Veamos:
En la segunda entrada, San Inazio anotaba esas seis contundentes carreras que hacían presagiar que el paseo bilbaíno iba a ser cual desfile militar triunfal. Pero no fue así. En el siguiente inning se le olvidó pisar la goma, aunque sí lo hizo una vez en el tercer turno al bate, anotando, para reincidir tres veces más en el 5º y finalmente conseguir la última y definitiva carrera en su sexto turno.
No estaban, sin embargo, los aragoneses dispuestos a entregar el juego y vender barata su derrota y anotan 3 carreras en la 3ª y otras dos más en la 4ª, 5ª y 6ª, para rematar con la definitiva, en la 8ª.
Del 6-3, se pasa al 7-5 y luego al 10-7, hasta llegar al octavo episodio con un 11 a 9, que dejaba a los celestes en un “Ay”, con un suspiro silencioso y la respiración entrecortada. Los inazios veían cómo los bateadores zaragocistas le habían perdido el respeto a quien terminaría siendo el pitcher ganador del encuentro, Royd Hernández, que luego de 5.1 entradas, fue preventivamente relevado, a lo que ayudó algún inocente flirteo con el error en defensa, además de una garrafal y discutible, pero no discutida, decisión arbitral, contra un corredor bilbaíno sobre la tercera base y que pudo haber proporcionado una mayor tranquilidad al banquillo saniarra. Sin embargo, Hernández se encargó de castigar en home hasta en siete ocasiones, mientras que los otros cuatro ponches se los repartieron por igual, entre Giovanni Ramírez, que salió a refrescar la loma y Armando Dueñas que taponó el encuentro, mejorando su efectividad con respecto a sus dos comparecencias anteriores. Un partido que transcurrió a lo largo de tres horas y media, para terminar agotando las nueves entradas reglamentarias, viviéndose las dos últimas con un cierto, pero controlado, temor ante la persistente presencia de la citada espada, que había castigado a los celestes con una peligrosa décima carrera.
Con un apretado marcador y tan sólo una de diferencia, era menester apretar los dientes y defenderla a toda costa. Lo intentaron una vez más los zaragocistas. Pero San Inazio, recuperó la calma y obedeciendo a las tres premisas de: equipo competente, ambicioso y veterano experto, consiguió, no sin sobresaltos, realizar los tres pertinentes outs que le otorgaban la trabajada y sufrida primera victoria de la jornada.
Por ello, la sorpresa se la llevaron los peloteros que dirige el ex saniarra Héctor Perozo, que veían cómo su rival les iba mermando las opciones en la última entrada, para acabar arrebatándoles la victoria, en un encuentro cargado de emoción y tremendamente peleado por ambas partes.
Esta vez destacaron con el bate Kreisber Auciello que, con tres dobles, impulsó dos carreras, anotando él otras dos, Yoel Caballero que también sacudió tres imparables, uno doble, impulsando tres veces y anotando la suya. Leo Correa bateó otros dos, uno de ellos doble, con dos impulsadas y dos boletos. Eduardo Blanco castigó, igual que lo hiciera Aníbal Medina, con dos imparables, uno cada uno de dos bases, pero Aníbal, imprimiendo velocidad, convirtió uno de ellos en triple, que hizo mucho, mucho daño. Daniel González asestó y asustó una vez y otra más lo hizo Abilio Ferrer que obtuvo, además boleto a primera, igual que los dos que consiguió Frederman López. A todos ellos, les acompañó el “jovenzuelo” veterano, Fidel Torres “Mañé” que además de anotar su carreta, bateó hit, se fue a la primera arañando cuatro bolas e impulsando dos veces y…amenazando muy seriamente para el juego siguiente.
Comentaban algunos directivos del equipo de Zaragoza que, al parecer, al SANI, se le atragantan los primeros partidos de esta temporada. Quien sabe…

Pero la jornada continuaba y mientras el bullpen saniarra continuaba tipi-tapa, tipi-tapa, trabajando en busca de su mejor tono para afrontar la segunda mitad del día, y luego de la media hora de descanso reglamentario, dio comienzo el segundo de los encuentros. Y con otra sorpresa.
Pero esta esta vez favorable. No solo porque el abridor celeste Elio Silva, que volvía a las andadas, se ponchara a nueve bateadores maños en tan solo seis entradas, que también. Ni porque San Inazio repitiera una dupla de jonrones en un juego, que salieron de las manos de Eduardo Blanco y Leo Correa. Sino porque de nuevo los bizkaitarras se atrevieron a castigar con un Grand Slam, que Leo Correa se encargó de confeccionar a la perfección, pisando además cuatro veces la goma de home.
En esa labor ofensiva se confabuló el jardinero central, Blanco que quiso seguir su estela y a punto estuvo de conseguirlo cuando, de sus tres batazos imparables, uno se convirtió en doble, otro, en un tremendo trancazo de tres bases y el tercero, en el jonrón citado.
No se quedaron rezagados ni Yoel Caballero que sacudió tres sencillos y anotó cuatro veces, ni tampoco Aníbal Medina que bateó su sencillo, con dos boletos, anotó tres carreras e impulsó dos más.
Ni Auciello que con dos hits, dos impulsadas y dos bases por bolas, anotó sendas carreras. Tampoco se ausentó de la tarea ofensiva, Frederman López que golpeó dos veces (y a él le golpearon una en la espalda, igual que a Abilio) para impulsar tres carreras. Ni se arredró Daniel González que se anotó otros dos imparables, más un boleto.
Y desde luego, quien no se anduvo por las ramas fue el designado Fidel Torres que tuvo su día y bateó tres imparables, dos de ellos de dos bases, anotó dos carreras e impulsó otras dos.
El ramillete de 19 hits, se lo repartieron entre todos y todos colocaron en él sus rosas con espinas, para terminar de amargar la tarde a los de Miralbueno, que no sabían dónde meter las 24 carreras que los de Kepa Pocero les habían propinado.
Así como el joven relevo del zurdo Silva, Rubén Gonzalez, ponchó a dos bateadores en la única entrada que picheó para cerrar el partido, entre los tres lanzadores maños, solo consiguieron eliminar sobre la goma a 6 bateadores bizkaínos.
Miralbueno logró batear 6 jits y anotar 4 carreras, pero no fueron suficientes para contrarrestar las dos docenas que recibieron.
¿Fue ésta, una victoria fácil? No, no lo fue. Ocurrió que la novena bilbaína, trabajó denodadamente con el bate y encontró por fin el rumbo marcado por la calidad, la experiencia y la ambición deportiva que atesora.
Pero aún queda mucha liga por delante y a partir de esta jornada, toca seguir demostrando que es un equipo confeccionado para ser ganador.
La seña de ganar, ya la ha cogido. Y al parecer, interpretado correctamente.
Ahora vienen unos días de descanso para preparar el próximo enfrentamiento contra TOROS de Pamplona, que espera apostado en su burladero particular
y que a buen seguro presentará muchas dificultades, intentando resarcirse de sus dos últimas derrotas contra BARCELONA.
La Liga continúa. Y se esperan más sorpresas como éstas.

Las buenas noticias para el club bilbaíno no terminaron con el sábado, para la mañana del domingo el filial bilbaíno nos reservaba su mejor imagen hasta la fecha. Por fin los discípulos de los Sergios, Atxa y Varela, consiguieron estrenar el casillero de victorias en esta temporada. Además lo hicieron con solvencia, al imponerse por 1-8 ante uno de los favoritos del grupo y que aspira a llegar a la fase final de esta 1ª División “A”, el C.D. Arga.
Debutaba en el montículo bilbaíno Kelvin York, que camino el partido completo y se anotaba su primera victoria con la camisa del Sani. Le acompañaron los bates bilbaínos que finalmente despertaron de su letargo y una solida defensa que rozo la perfección en los momentos importantes del partido.
En el segundo desafío dominical, los de Burlada no dieron oportunidad al segundo equipo del Sani y sumaron una victoria mas en su casillero que les mantiene al frente de la clasificación, sin pasar apuros en ningún momento.


Acciones

Información

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: